Puedes acceder a un GLOSARIO de algunos términos que se encuentran en estos textos.
* El 23 de abril de 2013 llegamos a los dos millones de visitas*

Valora este blog

16 de octubre de 2011

Armiño o Mustela (Mustela erminea)

CLASE: Mamíferos
ORDEN: Carnívoros
FAMILIA: Mustélidos
GENERO Y ESPECIE: Mustela erminea

Habita bosques y estepas, encontrándose generalmente en campo abierto. Está incluido en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas.

Es uno de los carnívoros más pequeños del mundo; tiene el cuerpo alargado y extraordinariamente flexible. Su peso varía entre los 100 y los 300 g.


En el verano, el pelaje es pardo o marrón en el dorso, y blanco o blanco amarillento en el pecho y en el vientre; pero siempre conserva el extremo de la larga cola de color negro, lo que es en toda época un buen rasgo para la identificación.

En la llanura y en las regiones meridionales conserva su pelaje marrón con el vientre blanco durante todo el año. En la montaña y en las regiones más frías cambia de color después de su muda de otoño, volviéndose enteramente blanco; solamente el pincel de pelos que adorna el remate de su cola permanece siempre negro.

LEEMOS SOBRE EL ARMIÑO

Junto al manantial, está emboscado al acecho de algún animal que venga a beber. En la cálida noche de verano, la sombra del matorral, proyectada por la luz lunar, oculta totalmente su cuerpo castaño. Una rata, casi de su tamaño, pasa cerca, encuentra comida y se detiene.

El ruido que hace al roer es lo que primero alerta al armiño. Excitado como un gato que reacciona al mismo estímulo, el armiño se deliza cautelosamente en dirección a la presa. No hace el menor ruido.



Cuando avista a la rata, su primera reacción es esconderse rápidamente. Luego, moviéndose inquieto, levanta y baja el cuerpo. Está calculando la distancia, haciendo puntería y ensayando el equilibrio. El ataque es fulminante y certero. Muerde vigorosamente a la rata y huye. Mejor dicho, se repliega.


La presa corre herida, y el armiño vuelve a atacarla. Después de dos o tres arremetidas, la rata, semidespedazada, casi no puede moverse. El armiño le asesta los golpes finales y comienza a comérsela. No devora indiscriminadamente su presa, sino que escoge ciertas partes. Parece gustar más que nada de la sangre.



A causa de esta afición por la sangre caliente, sus presas suelen ser aves y mamíferos, aunque también come reptiles. Con su habilidad de cazador, puede escoger la víctima que desea. Caza día y noche, tanto en verano como en invierno. Trepa, nada, salta, bucea, corre. Solo en tamaño otras fieras lo superan; jamás en ferocidad.




Si percibe a tiempo la aproximación de una persona o de un animal, la hembra del armió tratará de trasladar sus crías a un lugar más seguro. Pero si es sorprendida, saltará de la cueva para atacar al intruso.


Muy feroz, el armiño no se acobarda frente a ningún enemigo. Si lo ataca un águila, se aferra a su pecho con uñas y dientes, y muerde y araña con tanta furia que algunas veces, el ave lo suelta y huye.




La agudeza visual del armiño es parcialmente anulada por su baja estatura. Para poder mirar desde más lejos, se sienta sobre las patas traseras.


La blancura y suavidad de la piel de armiño ornamenta los suntuosos trajes de reyes, papas, y otros dignatarios.

*

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Debido a que es muy valiosa la piel del armiño, los cazadores de él, con el tiempo encontraron que antes de manchar su pelaje blanco, como la nieve, prefiere morir por lo que los acorralaban contra charcos, en cuya situación él no huye sino que se queda quieto esperando la muerte.

Javier dijo...

Sólo una vez he visto un armiño, y fue en el Pirineo de Huesca. Entre unos canchos apareció de repente una figura de color rojo vivo con la típica forma curva, larga y estrecha de mustélido, y desapareció con la misma rapidez.
Sin duda los canchales de alta montaña son el lugar ideal para los armiños, por la abundancia de micromamíferos y la protección que brindan contra las rapaces.
Por cierto, el mismo día también vi marmotas y ya abajo, en el hayedo, muchas hozaduras de jabalí.

Anónimo dijo...

Tengo un@ en casa. Vamos los fines de semana y la casa esta en campo abierto con una cuadra sin animales detras. Afuera de la cuadra tenemos amontonada leña y una de las veces que la he visto, se metia entre los huecos. Tambien la he visto dar pequeños saltos por el prado junto a la casa. El otro dia nos hicieron revision a la caldera y el tecnico se extraño de que no hubieran entrado ratas en el caseton de la calle donde se encuentra puesto que no tenemos gatos pero, ahora ya lo se, tenemos un amig@ mucho mas eficaz, un armiño o mustela arminea, rojizo con el pecho blanco, la punta de la cola negra y un aro blanco que separa ambos colores. Se llama Mustaine, como el pelirrojo lider de Megadeth que toca la guitarra tan rapido y tecnico como caza un armiño.

José T. dijo...

Muchas gracias a todos por estos lindos comentarios.